9.30.2010

Tony Curtis (1925- 2010)


Murió el ícono de Hollywood, Tony Curtis, quien ganó seguidores devotos gracias a su impecable apariencia y se jactó de haber llevado a 1.000 mujeres a la cama, incluyendo a su co-estrella de "Some Like it Hot" Marilyn Monroe, informaron el jueves medios estadounidenses.
Un representante de la hija de Curtis -la actriz Jamie Lee Curtis- confirmó la muerte a Entertainment Tonight, informó el programa televisivo en su sitio web. ABC News también reportó la muerte del actor a sus 85 años.
La vida de Curtis podría haber salido directamente de una secuencia de uno de sus filmes: salió adelante viniendo de un pasado de pobreza en el Bronx, para convertirse en el galán de Hollywood de los años 1950 y 1960.
Una seguidilla de éxitos junto a su colega Burt Lancaster a fines de los 1950, entre ellos los papeles en "Trapeze", "Spartacus" y "Sweet Smell of Success", transformó a este hijo de inmigrantes húngaros pobres en una de las estrellas más mimadas en la ciudad del espectáculo.
Ganó su única nominación al Oscar gracias al filme de 1958 "The Defiant Ones", en la que él y Sidney Poitier representan a dos prisioneros que se fugan y pasan la mayor parte de la historia esposados uno al otro.
Es tal vez mejor conocido por su hilarante papel de travesti en "Some Like it Hot", de Billy Wilder (1959), que marcó la cumbre de su carrera junto a Jack Lemmon y Marilyn Monroe.
Pero Curtis será recordado tanto por sus aventuras fuera de pantalla como por su trabajo actoral, que nunca le valió la aclamación de la crítica ni el respeto que él hubiera querido.
Conocido por su grueso cabello negro y sus cejas depiladas, tuvo tanto éxito que su mechón fue adoptado por Elvis Presley y repentinamente todo el mundo comenzó a pedir a los barberos un corte "a lo Tony Curtis".
Hijo mayor de un sastre judío, Curtis nació el 3 junio de 1925 y creció en la parte trasera del negocio familiar. Sus padres eran tan pobres que él y su hermano Julius fueron enviados por un tiempo a un orfanato.
En su franca autobiografía publicada en 2008 "American Prince: A Memoir", Curtis habla crudamente de una infancia marcada por la pobreza y detalla el abuso físico que sufrió de manos de su madre, quien luego fue diagnosticada como esquizofrénica.
En 1938, su hermano Julius murió atropellado por un camión. Tragedias familiares como ésta seguirían acosando a Curtis más adelante: su hijo Nicholas murió de sobredosis de heroína a los 23 años y él mismo debió batallar contra su propio abuso de drogas y alcohol.
A los 16 años se alistó al Ejército y pasó la Segunda Guerra Mundial sirviendo en la Marina.
Tras ser dado de baja con honores, decidió iniciar su carrera de interpretación y se matriculó en la Dramatic Workshop de Nueva York, hasta que el productor fílmico David Selznick descubrió al nuevo talento.
Para ese momento Curtis había abandonado su verdadero nombre, Bernard Schwartz.
En una entrevista con la AFP en 2008, Curtis describió su dramático ascenso en Hollywood y su traumático declive hacia la adicción a la cocaína.
"Tengo la impresión de no haber actuado en las películas que merecía. Creo que merecía mejores papeles", se lamentó, sintiendo que le fueron negados papeles que acabaron en manos de sus contemporáneos Marlon Brando y Paul Newman. "Sentía que merecía más de lo que la industria me había dado".
También reconoció que tal vez haya sido adicto al sexo.
"Lo que más me impulsaba era la necesidad de ser aceptado por otros. No era la educación ni tener dinero en el bolsillo, nada excepto ser aceptado por una chica".
Tras una aventura de tres años con la joven Marilyn Monroe, Curtis se casó seis veces. Luego fue honesto sobre cómo sus travesuras habían destruido cinco matrimonios y arruinado sus relaciones con sus hijos.

Fuente: Google
Publicar un comentario